Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado (SIBO): problema oculto con gran impacto en nuestra salud.

Cuando se trata de nuestra salud gastrointestinal, es esencial comprender los trastornos subyacentes que pueden afectar nuestro bienestar general. Es necesario saber que si la microbiota intestinal del ser humano pierde su equilibrio saludable, pueden surgir diversas consecuencias negativas para la salud. 

Uno de estos trastornos gastrointestinales comunes pero a menudo pasados por alto es el SIBO o Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado que ocurre cuando hay un desequilibrio en la flora bacteriana del intestino delgado, con un aumento excesivo de bacterias. Este desequilibrio puede desencadenar una serie de síntomas incómodos y tener un impacto significativo en la salud en general tanto a corto como a largo plazo si no se detecta y resuelve adecuadamente.

Esto puede ocurrir cuando las defensas naturales del intestino se ven comprometidas, permitiendo que las bacterias se propaguen más allá de su ubicación habitual en el intestino grueso.

Entender las causas del SIBO es esencial para abordar el problema de manera efectiva. Algunas de las causas comunes que favorecen las condiciones para su desarrollo son:

  • Disminución de la motilidad intestinal: Si la función motora del intestino se ve afectada y el tránsito de los alimentos a través del sistema digestivo se ralentiza, esto puede crear un ambiente propicio para el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.
  • Alteraciones anatómicas: Algunas afecciones médicas, como las adherencias, las obstrucciones o los trastornos de la válvula ileocecal, pueden provocar un estancamiento de los alimentos y las bacterias en el intestino delgado, lo que favorece el SIBO.
  • Disfunción del sistema inmunológico: Un sistema inmunológico debilitado o desequilibrado puede permitir que las bacterias proliferen en el intestino delgado, en lugar de mantenerlas bajo control.
  • Trastornos relacionados con la acidez estomacal: El ácido estomacal juega un papel importante en la destrucción de bacterias no deseadas. Si existe una reducción en la producción de ácido estomacal o se utiliza medicación para reducir la acidez estomacal, esto puede predisponer al SIBO.

 

¿Por qué es importante detectar y resolver adecuadamente el SIBO? 

Este trastorno puede tener un impacto significativo en la salud en general. Cuando el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado no se trata, puede provocar una serie de efectos negativos, como son:

  • Desequilibrio de la microbiota: El sobrecrecimiento bacteriano altera el equilibrio de la microbiota intestinal, lo que en general puede afectar negativamente la salud del sistema inmunológico, la producción de neurotransmisores y el metabolismo de los alimentos.
  • Malabsorción de nutrientes: El SIBO puede interferir con la capacidad del intestino delgado para absorber adecuadamente los nutrientes esenciales, lo que puede conducir a deficiencias nutricionales, debilitamiento del sistema inmunológico y afectar negativamente la salud en general.
  • Inflamación crónica: El sobrecrecimiento bacteriano continuo puede desencadenar una respuesta inflamatoria en el intestino, lo que puede provocar daño tisular y contribuir al desarrollo de enfermedades inflamatorias crónicas, problemas como fatiga, dolor, trastornos hormonales y en la piel.
  • Trastornos gastrointestinales: Los síntomas gastrointestinales comunes del SIBO incluyen hinchazón abdominal, distensión, gases, diarrea o estreñimiento, lo que puede afectar la calidad de vida y la salud digestiva en general.
  • Desequilibrios hormonales: El SIBO puede afectar la producción y el metabolismo de las hormonas en el cuerpo, lo que puede tener un impacto en diversos sistemas y funciones corporales.
  • Mayor riesgo de enfermedades autoinmunes: Se ha observado una correlación entre el SIBO y el desarrollo de enfermedades autoinmunes.
  • Otros problemas de salud relacionados: El SIBO se ha asociado con una variedad de enfermedades inflamatorias intestinales, síndrome del intestino irritable (SII), enfermedad de Crohn, migrañas, fibromialgia y trastornos neurológicos.

 

¿Cómo se manifiesta y cuáles son los síntomas del SIBO? 

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los síntomas más comunes incluyen distensión abdominal, dolor o malestar abdominal, gases excesivos, diarrea o estreñimiento crónicos, fatiga y sensación de saciedad temprana después de comer. 

Estos síntomas a menudo pueden confundirse con otros trastornos gastrointestinales o condiciones digestivas, lo que hace que el SIBO sea subdiagnosticado y mal entendido. Por ello es fundamental buscar la evaluación de un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso. 

Identificar los síntomas que podrían sugerir la presencia de SIBO es crucial para obtener un diagnóstico preciso y buscar el tratamiento adecuado. 

Aquí te presentamos una lista de los síntomas más comunes que podrían indicar la presencia de SIBO:

  • Distensión abdominal: Sentir el vientre hinchado o abultado después de comer, incluso con porciones pequeñas.
  • Gases y flatulencia: Exceso de gases que puede causar incomodidad y distensión abdominal.
  • Diarrea: Movimientos intestinales frecuentes y acuosos.
  • Estreñimiento: Dificultad para evacuar regularmente y heces duras.
  • Dolor abdominal: Sensación de malestar o dolor en la zona del abdomen.
  • Reflujo ácido: Ardor o sensación de acidez en el pecho debido al reflujo del ácido estomacal.
  • Fatiga: Sensación de cansancio y falta de energía constante.
  • Náuseas y vómitos: Sensación de malestar estomacal y ganas de vomitar.
  • Malabsorción de nutrientes: Deficiencias de nutrientes debido a la mala absorción intestinal.
  • Pérdida de peso inexplicada: Bajar de peso sin razón aparente, a pesar de una ingesta adecuada de alimentos.

 

Para diagnosticar con precisión si es SIBO: Análisis Clínico Funcional.

Si tienes varios síntomas y sospechas la posibilidad de tener SIBO considera hablar con tu médico sobre la posibilidad de realizar una prueba específica para detectarlo. Recuerda, el diagnóstico temprano puede marcar la diferencia en tu bienestar gastrointestinal y con ello en tu salud en general. 

La detección adecuada del SIBO implica pruebas especializadas de laboratorio, como es el Análisis Clínico Funcional SIBO que utiliza muestras de aliento para medir los gases producidos por las bacterias en el intestino delgado. 

Esta prueba se basa en la medición de los gases producidos por las bacterias en el intestino delgado y se realiza mediante la recopilación de varias muestras de aliento del paciente en intervalos específicos después de ingerir una solución de lactulosa, un azúcar no digerible que actúa como sustrato para las bacterias del intestino delgado. Estas muestras se analizan cuidadosamente para determinar la presencia y la cantidad de gases como hidrógeno y metano, que son indicadores clave del SIBO.

A diferencia de los métodos de diagnóstico convencionales, como las pruebas de sangre o las colonoscopias, la Prueba Clínica Funcional SIBO ofrece una serie de ventajas distintivas:

Precisión: La prueba utiliza muestras de aliento para medir los gases específicos asociados con el SIBO, como el hidrógeno y el metano. Esto proporciona una evaluación directa del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, permitiendo un diagnóstico más preciso.

Sensibilidad: La Prueba Clínica Funcional SIBO es altamente sensible para detectar incluso niveles bajos de sobrecrecimiento bacteriano, lo que ayuda a identificar casos leves o subclínicos que podrían pasar desapercibidos con otros métodos de diagnóstico.

Personalización del tratamiento: Al obtener una comprensión precisa de la presencia y la gravedad del SIBO, los profesionales médicos pueden diseñar un plan de tratamiento personalizado. Esto implica abordar las causas subyacentes del SIBO y desarrollar estrategias específicas para restaurar el equilibrio intestinal.

No esperes más, identifica si lo que tienes es SIBO

Es fundamental comprender que el SIBO no es una condición que se resuelva por sí sola, por ello identificarlo oportunamente y diagnosticarlo adecuadamente puede proporcionar un cambio radical y positivo en la salud de quien lo padece. Al abordar las causas subyacentes y tratar el sobrecrecimiento bacteriano, es posible lograr una mejora significativa en los síntomas gastrointestinales, reducir la inflamación y promover una absorción óptima de nutrientes.

Y la buena noticia es que ¡ya es posible solicitar esta prueba en todo México! 

Gracias a Sistema Diagnostics www.sdx.com que es una empresa especializada en Análisis Clínicos Funcionales y que tiene alianza con los mejores laboratorios de Estados Unidos, es posible enviar las muestras cumpliendo con los más altos estándares de calidad.

En México trabajamos en colaboración con Aware Centro de Medicina Sistémica, por lo que para saber más sobre cómo pedir esta prueba así como la logística para que puedas tomar y enviar tu muestra, no dudes en ponerte en contacto: 

🔍Aware Centro de Medicina Sistémica a a los teléfonos +55 7597 6381 o en el whatsapp de recepción +55 7369 5161

🔍Directamente a SDx a los  +(55) 4215 5623 / +(55) 7597 6383 o en el correo electrónico: info@sdx.mx

Por favor, no ignores los síntomas persistentes y busca una solución efectiva. La Prueba Clínica Funcional SIBO es una herramienta clave para lograr un diagnóstico preciso y un enfoque de tratamiento personalizado. 

¡Recupera tu bienestar gastrointestinal y disfruta de una vida plena y saludable!



Publicación conjunta de Sistema Diagnostics www.sdx.mx  y Aware Centro de Medicina Sistémica www.centroaware.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Por qué me enfermo en vacaciones?

¿Te ha pasado que después de un período de estrés, cuando por fin llegan los días para descansar, terminas enfermo? Frustración total cuando después de