Lo que necesitas para dejar de enfermarte. 

Ya sabemos que la salud es mucho más que la ausencia de enfermedad: es un estado de bienestar completo que resulta de la interacción de todas nuestras dimensiones (física, mental, emocional y social). Cada parte de nuestro cuerpo, de nuestro ser, nuestros pensamientos, sentimientos y nuestra historia son parte importante de nuestra salud.

Y para mantener el delicado equilibrio que requerimos para estar bien, hay algo que puedes hacer para cambiar radicalmente tu salud. Queremos compartirte lo que hemos comprobado a lo largo de muchos años de práctica y con muchos pacientes, porque tiene resultados impactantes:

¡No esperes a estar enfermo para empezar a cuidarte!

Generalmente acudimos al doctor cuando ya tenemos una enfermedad o problema serio y suele ser más complicado o costoso atenderlo. Incluso a veces cuesta entender cuál es la causa de origen porque dejamos pasar muchos síntomas o normalizamos el funcionamiento inadecuado de distintas partes o funciones de nuestro cuerpo. 

Pero si este año decides tomar algunas acciones antes de que tu cuerpo, tu mente o tus emociones te obliguen a parar, vas a descubrir que no es tan complicado cuidarte y lograr una mejor salud.

Cuidarte todos los días, no porque estés enfermo, sino porque con algunos cambios pequeños en nuestros hábitos cotidianos podemos hacer una gran diferencia para nuestra salud. Podemos empezar no sólo a prevenir enfermedades, sino encontrar que es posible estar mejor que nunca. 

Tu meta del año puede dejar de ser “curarme de esto o aquello” para empezar a ponerte como tu objetivo próximo: “estar mejor que nunca”. Porque estar sanos, fuertes y con vitalidad es a lo que deberíamos de aspirar, sin importar nuestra edad. Porque crecer no tiene que ser sinónimo de enfermedad. 

 

Conoce y escucha a tu cuerpo

El primer paso que tenemos que dar, es conocer más sobre cómo funciona nuestro cuerpo y entendernos desde una perspectiva integral. Necesitamos empezar a poner atención para detectar las sutiles señales de que algo falta o algo no está funcionando bien. 

Generalmente antes de enfermarnos hay una variedad de síntomas que son las señales de advertencia de que algo no está funcionando adecuadamente en nuestra salud. Aunque estos síntomas por sí solos no constituyen enfermedades, pueden ser indicadores de desequilibrios subyacentes o problemas de salud que requieren atención. 

 

Señales de alerta

Aquí te dejamos una lista de preguntas para que revises si es que tu cuerpo te está enviando señales que si tomas en cuenta a tiempo, te van a evitar complicaciones y futuras enfermedades: 

                        Síntoma o señal de tu cuerpo

Sí, muy seguido 

Sí, a veces

¿Te sientes constantemente cansado, incluso después de un buen descanso? La fatiga crónica puede ser un signo de desequilibrio de diferentes funciones vitales de tu cuerpo. 

  

¿Experimentas problemas para dormir o cambios en tus patrones de sueño?Los problemas de sueño pueden ser una señal de estrés o problemas de salud subyacentes.

  

¿Sufres de hinchazón, gases o indigestión con regularidad? Estos problemas digestivos pueden indicar desequilibrios en tu dieta o en la salud intestinal.

  

¿Has notado un cambio inexplicable en tu peso o apetito? La pérdida o ganancia de peso sin razón aparente merece atención porque es una consecuencia del funcionamiento inadecuado de tu metabolismo.

  

¿Los dolores de cabeza son ahora una parte regular de tu vida? Un aumento en la frecuencia de dolores de cabeza es una señal de alerta relacionado con algún mal funcionamiento de tu cuerpo o como respuesta a alguna situación dañina para tí. 

  

¿Tienes cambios de humor o estados de ánimo que no son típicos para ti? La irritabilidad, ansiedad o depresión pueden ser el reflejo de desequilibrios emocionales, bioquímicos o de salud en general. 

  

¿Te resulta difícil concentrarte o recordar cosas? Problemas de concentración y memoria pueden indicar fatiga mental o falta de nutrientes esenciales.

  

¿Has observado cambios inusuales en tu piel, cabello o uñas? Estos pueden ser indicativos de deficiencias nutricionales. 

  

¿Sufres de dolores musculares o articulares sin razón aparente? La rigidez o el dolor pueden ser señales de inflamación o estrés.

  

¿Te sientes cansado después de comer? Esto puede ser un indicador de intolerancia alimentaria o problemas metabólicos.

  

¿Has desarrollado sensibilidad a ciertos alimentos que antes tolerabas? Las intolerancias alimentarias pueden desarrollarse con el tiempo y afectar tu bienestar.

  

¿Has experimentado cambios en tu libido? Las fluctuaciones en el deseo sexual pueden ser señal de desequilibrios hormonales o estrés.

  

¿Sientes frío o calor extremos con más frecuencia de lo normal? Esto podría indicar problemas con la función de regulación de la temperatura corporal, indicando problemas de nutrición o con tu metabolismo.

  

¿Has notado cambios en la frecuencia o el olor de tu orina? Cambios en la micción pueden ser signos de problemas renales o de hidratación.

  

¿Observas sangrados o hematomas inusuales? La aparición fácil de moretones o sangrados puede indicar problemas de coagulación o deficiencias nutricionales

  

La buena noticia es que cuando estás atento a estas señales, tienes un margen de maniobra muy amplio. Esto significa que hay muchas formas de intervenir en tu cuerpo, incluso de forma natural y sin medicamentos, que pueden revertir los problemas. Cuando atiendes estos síntomas, habrá más tiempo para indagar y dar con la causa que realmente está originando ese desbalance en tu salud. 

Es en las decisiones cotidianas y nuestro estilo de vida donde podemos encontrar la mejor medicina, esa que es capaz de prevenir desde un resfriado hasta enfermedades crónico degenerativas. Por ello es vital escuchar a tu cuerpo y reconocer estas señales tempranas. 

 

En Aware, te acompañamos a cuidarte aún antes de estar enfermo. 

Nuestro enfoque de Medicina Sistémica toma en cuenta todas estas señales para poder encontrar la verdadera causa de los desequilibrios de salud. Y antes de que se manifieste una enfermedad, podemos hacer muchísimas cosas para ayudarte a recuperar el balance natural de tu cuerpo.

Si no sabes por dónde empezar puedes considerar lo siguiente: 

  • Prueba nuestros Sueros con Vitaminas y Minerales:

Dada la vida compleja y apresurada que llevamos es muy común que nuestro cuerpo no obtenga los suficientes nutrientes esenciales que necesita y al aplicarlos directo a tu sangre, la absorción de nutrientes es muy rápida y eficaz. 

  • Descubre el beneficio de la Terapia de Ozono:
    Con la aplicación de ozono todo tu cuerpo se beneficiará porque mejora la oxigenación de las células y la circulación, tiene acción antimicrobiana, efectos antiinflamatorios y de alivio del dolor, además apoya los procesos de desintoxicación del cuerpo.
  • Utiliza tu alimentación como tu primera medicina: 

En nuestra consulta de Nutrición Clínica Funcional encontrarás qué alimentos y en qué cantidad son los que  te funcionan y hacen bien, para encontrar el equilibrio de cuerpo, mente y emociones. Y la consecuencia será que empezarás a obtener los nutrientes que requieres y con ello tu cuerpo funcionará mejor que nunca. 

  • Resuelve el insomnio que no te deja descansar: 

La falta de un descanso adecuado puede ser el inicio y detonante de muchos desequilibrios de salud, por ello es que tenemos el Programo Somneus que es específico para tratar y resolver el insomnio. Y cuando recuperas un sueño profundo, reparador y duradero, inmediatamente empiezas a sentirte mejor en tu día a día.

Y si consideras que ya es tiempo de revisar con precisión y la ayuda de un médico, también podemos atenderte en nuestra consulta de Medicina Sistémica. En la que nuestros médicos y especialistas podrán evaluarte de manera integral para elaborar un plan personalizado para tí. 

Recuerda ¡no esperes a estar enfermo y empieza a cuidarte! y cuenta con nosotros para estar mejor que nunca.

¿Por qué me enfermo en vacaciones?

¿Te ha pasado que después de un período de estrés, cuando por fin llegan los días para descansar, terminas enfermo? Frustración total cuando después de