fbpx

Cargando...



Blog

CLASSIC LIST

shutterstock_347138648-1200x797.jpg

La ansiedad es una respuesta generada por una de las emociones básicas que es el miedo con
relación a un escenario del futuro, es decir se anticipa un evento probable o relativamente
incierto que tomamos como una amenaza a nuestra existencia o peligro eminente.
Ante una situación de temor nuestro organismo se prepara para luchar o huir, ya que la finalidad
es protegernos, es decir cumple una función adaptativa sana. Pero cuando el miedo y la ansiedad
se experimenta ante objetos relativamente inofensivos o no se presentan del todo y comenzamos
a vivir la experiencia de peligro entonces es cuando presentamos un desbalanceo emocional y una
desregularización del miedo donde los síntomas pueden ser alarmantes para la persona que los
sufre.

¿Qué pasa con mi cuerpo cuando entro en estado de ansiedad?
Nuestro organismo está ante una situación de amenaza, activa nuestro sistema simpático (SNS) y
parasimpático (SNP). El primero es el responsable de la respuesta de lucha y/o huida, es decir
prepara a nuestro cuerpo para la acción y el segundo es el encargado de regresar a nuestro cuerpo
a la normalidad.
Cuando estamos en una situación de peligro nuestro cuerpo produce adrenalina, noradrenalina y
cortisol y se activa el sistema nervioso simpático para darle respuesta a la amenaza, el problema
radica en que no le damos salida a las respuestas fisiológicas generadas, volcándose en contra
nuestra, es decir “como no hay nada afuera entonces yo soy la que estoy mal”, volviéndose un
problema cognitivo y proyectivo disparando los síntomas con más intensidad con una sensación de
pérdida de control.

Algunos de estos síntomas son:
Incremento en el ritmo cardiaco, fuerza de las palpitaciones, respiración acelerada y entrecortada
(hiperventilación), dolor o sensación de atragantamiento o ahogo, mareo o aturdimiento,
sudoración incremento de la temperatura corporal o escalofrió, nausea, dolor abdominal o
diarrea, temblores o sacudidas corporales adormecimiento o temblores de las extremidades,
tensión o rigidez muscular, sequedad bucal, sudoración, cefaleas, visión borrosa, sensación de
debilidad, pensamiento acelerado, problemas de memoria, entre otras.

La importancia de estos síntomas radica en su intensidad, frecuencia y duración, si persisten
pueden quedar esquematizados patológicamente en el cuerpo o en el plano psicológico.
Algunas enfermedades que pueden desencadenarse:
En el plano físico: en consecuencia de la segregación del cortisol, adrenalina y noradrenalina son:
Gastritis, ulcera gastroduodenal, colitis, Hipertensión arterial, dolores de cabeza, amenorrea, acné,
aumento de grasa visceral, fatiga adrenal entre otras.

En el plano psicológico: fobias, trastorno de pánico o angustia, trastorno obsesivo compulsivo,
trastorno de estrés postraumático y trastorno de adaptación.
Es importante subrayar que los episodios esporádicos de ansiedad no generan una patología, es la
frecuencia de ellos lo que puede desencadenarlos, hoy día existen varios métodos y psicoterapias
de apoyo eficaces para tratar la ansiedad.

 

REFERENCIAS
Ellis Albert, “Cómo controlar la ansiedad antes de que le controle a usted”, 4ª Edición, Editorial Paidos, Barcelona
España, 2013.
Luengo Ballester, Domingo “La Ansiedad al descubierto” 1ª Edición, , Editorial Paidos, Barcelona España, 2004.
Shlatter Navarro Javier, “La ansiedad un enemigo sin rostro” 1ª Edición, Ediciones Universidad de Navarra, Pamplona,
España, 2003.
Rojas Montes Enrique, “La Ansiedad :cómo diagnosticar y superar el estrés, las fobias y las obsesiones” 1ª Ed. Editorial
Temas de Hoy, Madrid España, 1998.


Estrés oxidativo.

En la vida moderna es común escuchar la palabra estrés, la mayoría de las veces la usamos para referirnos a la respuesta de nuestro cuerpo hacia las situaciones complicadas de la vida y si bien el exceso de este tipo de presiones tiene un efecto nocivo en nuestra salud, hay otro tipo de estrés que tal vez ignoramos y sobre  el cual debemos de poner atención: el estrés oxidativo.

Término usado por primera vez en 1985 por Helmut Sies, el estrés oxidativo se podría definir como “un desequilibrio entre oxidantes y antioxidantes a favor de los oxidantes, lo que lleva a una interrupción de la señalización redox y el control y/o daño molecular”. (1)

Es importante definir adecuadamente el término si hacemos hincapié por tratarse de un desequilibrio. La formación de radicales per se no es totalmente nociva para el humano, de hecho es necesaria, sin embargo, el exceso de éstos sin la contrarregulación de los antioxidantes es lo que nos lleva a ese estado de desequilibrio con el posterior daño biológico.

 


¿Qué son los radicales libres?

Para entender qué son los radicales libres es necesario realizar un breve repaso a la composición básica del ser humano. El cuerpo está compuesto por diferentes células que a su vez se componen de moléculas distintas, las cuales, se forman a partir de diferentes átomos unidos por enlaces químicos.

Los átomos tienen protones (partículas positivas) y electrones (partículas negativas), éstos últimos son los que se encuentran en la parte más externa de la estructura atómica y se comparten con otros átomos para así poder formar los enlaces químicos.

Un radical es cuando uno de estos átomos pierde un electrón porque queda incompleto y a su vez tenderá a reaccionar con otros átomos para recuperar el electrón. Esto se denomina reacción de oxido-reducción o más comúnmente conocida como oxidación.

La principal fuente de producción de radicales es el metabolismo aerobio, proceso que ocurre dentro de la mitocondria celular mediante, el cual, los alimentos que ingerimos pasan por una serie de procesos bioquímicos que se oxidan y liberan electrones, que son transportados por unas moléculas especializadas que los llevan a la cadena respiratoria, en la cual, interviene el oxígeno como receptor de esos electrones. El producto final es la formación de ATP (adenosin trifosfato) la molécula que funciona como moneda de cambio energético.

Cuando hay una mal funcionamiento mitocondrial o un daño directo sobre este organelo celular, se produce una fuga de electrones que son atrapados por el oxígeno molecular formando así los radicales derivados del oxígeno, a los que se les denomina Especies  Reactivas del Oxígeno, aquí se incluyen el anión superóxido, el peróxido de hidrógeno (no es precisamente un radical pero sí un precursor)  y los radicales hidroxilo.

Dentro de nuestro cuerpo tenemos otras fuentes de radicales producidas de forma intencionada; por ejemplo, por parte del sistema inmune, los fagocitos (neutrófilos, eosinófilos, macrófagos). Estas células reconocen a un microorganismo patógeno y lo envuelven cuando activan mecanismos de producción del anión superóxido como parte de su estrategia para matar al invasor. El organelo celular aquí involucrado es el retículo endoplásmico. (2)

Otra especie de radical son las Especies Reactivas del Nitrógeno, en el que se incluyen el óxido nitroso y el peroxinitrito. El primero es formado por las células que recubren nuestros vasos sanguíneos y se considera un potente vasodilatador, es decir, hace que el músculo de los vasos sanguíneos se relaje, lo que ayuda a mantener una presión arterial normal.

Los radicales libres también pueden llegar a nuestro cuerpo desde afuera, en factores ambientales como lo son los rayos solares, la contaminación del aire, en lo que comemos, con los productos procesados, especialmente las grasas vegetales cocinadas, los  pesticidas, el humo del cigarro, el alcohol y algunos medicamentos.


Daño por radicales

La inestabilidad estructural que tienen los radicales les confiere una avidez física por capturar un electrón de cualquier otra molécula de su entorno, de esta forma pueden establecer reacciones en cadena. Los lípidos representan el grupo más susceptible por sus dobles  enlaces y por ser la molécula más expuesta al ser parte de la membrana celular. El daño a los lípidos se conoce como peroxidación de lípidos. El radical hidroxilo ataca al ácido graso cuando roba un electrón, dejando al ácido graso con un radical libre dentro de sus átomos constituyentes.

Este proceso, al darse en cadena y de forma repetitiva, conduce a la membrana celular a perder sus propiedades estructurales y funcionales lo que conlleva a la muerte celular.

Las proteínas también son susceptibles a la acción de los radicales, ya que dentro de  su estructura tienen cadenas laterales vulnerables al robo de electrones, lo que conduce a la modificación de la estructura de las proteínas, al modificarse se pierde la función biológica.

La otra molécula susceptible al daño son los carbohidratos, pues al ser oxidados por el radical, se altera su función.

Tal vez dentro del daño más conocido por los radicales es el que se da sobre los ácidos nucleicos: las  moléculas constituyentes del ADN. Este daño condiciona al cambio de nuestra información genética al producirse mutaciones, las cuales, terminan en proteínas no funcionales lo que puede conllevar a la aparición de células tumorales o en la muerte celular. (3)


Relación con las enfermedades crónicas.

En la Diabetes Mellitus y en la obesidad hay un estado metabólico que se puede denominar como “glucolipotoxicidad” es decir, la toxicidad inducida por el exceso de glucosa y de lípidos en la sangre. La glucosa induce estrés oxidativo por varios procesos bioquímicos mientras los lípidos favorecen la resistencia a la insulina y el depósito anormal de los mismos en varios tejidos, como el hígado, corazón y páncreas, induciendo estas dos situaciones a una respuesta inflamatoria.

La resistencia a la insulina es el factor común de varias de las enfermedades crónicas, como diabetes y obesidad, y actualmente se ha demostrado una relación estrecha entre ésta y la inflamación  inducida por el exceso de especies reactivas del oxígeno.

La obesidad por sí misma es un estado de inflamación crónica, una respuesta a esta inflamación es el exceso de producción de especies reactivas de oxígeno, lo que favorece al daño de las paredes vasculares. (4)

En cuanto a las enfermedades neurológicas como Alzheimer y Parkinson, se ha demostrado un efecto tóxico del exceso de especies reactivas del oxígeno al inducir el daño neuronal desencadenando una respuesta inflamatoria y posteriormente la muerte de estas células. (5)

Como varios de los procesos que se dan en nuestro cuerpo, la formación de radicales libres se tiene que mantener en un estrecho control, pues es necesaria su producción a ciertos niveles, como es necesaria su regulación cuando hay un exceso, además de ser parte de un sistema que funciona de forma interconectada, ya que como vimos, hay una estrecha relación con el sistema inmune.

 


Bibliografía

  1. Sies H. Oxidative stress: a concept in redox biology and medicine. Mini Review. Redox Biology (4), 2015, pp 180-183.
  2. Kalyanaramn B. Teaching the basics of redox biology to medical and graduate students: Oxidants, antioxidants and disease mechanisms. Redox Biology (1), 2013, pp 244-257.
  3. Velázquez M, Prieto B, Contreras R. Envejecimiento y radicales libres. Ciencias (75), 2004, pp 36-43
  4. Alfadda A, Sallam R. Review Article. Reactive Oxygen Species in Health and Disease. Journal of Biomedicine and Biotechnology, 2012.
  5. Brieger K, Schiavone S, Miller F, Krause K. Reactive oxygen species: from health to disease.Swiss Med Wkly, (142) 2012.

logo2

Somos un centro médico en donde, te ofrecemos consulta clínica en medicina general, nutrición clínica, psicoterapia y terapias biomecánicas basados en el principio de la atención médica de una forma integral.

Contáctanos

  • 55 7597 6380 / 55 7597 6381
  • Prolongación Paseo de la Reforma 627, interior 502.
    Santa Fe, CDMX | CP 01330

2018 | Aware | Todos los derechos reservados. Responsable Sanitario: Alejandro Espinosa Sosa, título UH, Ced. Prof. No. 4110041. | CONSULTE A SU MÉDICO © | Autorización Sanitaria: 1833002T1A0250