Nutrición – Aware

Cargando...



Blog

CLASSIC LIST

WhatsApp-Image-2019-02-14-at-2.29.24-PM.jpeg

Por Georgina del Ángel Cabrera

La palabra anorexia proviene del griego anorexia, inapetencia – an, privativo y orexis, apetito. La Anorexia Nerviosa es un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), una manera diferente de cómo nos relacionamos con la comida que en la mayoría de los casos tiene consecuencias no saludables, y que se presenta comúnmente en la adolescencia o juventud. Sin embargo, este trastorno alimentario puede aparecer en otras etapas de la vida por la constante interacción de un ambiente  social, psicológico, cultural y de alimentación, que de una  u otra manera no promueve el bienestar lo cual pone de manifiesto la complejidad multicausal de ésta enfermedad.

Sufrir de Anorexia Nerviosa se manifiesta por una constante repulsión por comer alimentos, en especial aquellos que se sostienen en la creencia de que “engordan”, para evitar la experiencia de percibir a un cuerpo “pesado”. Solo la idea de pensar que el cuerpo físico puede incrementar de volumen es asfixiante. Para las personas que la padecen la delgadez extrema es lo que es “válido” ver en el espejo. Es ésta percepción la que empuja, a quien padece de Anorexia, a emplear distintas alternativas para sentir a un cuerpo “liviano” como son: dejar de comer diversos tipos de alimentos, realizar ayunos por varios días, practicar ejercicio excesivo o  consumir pastillas para bajar de peso y laxantes de forma desmedida; prácticas que abren paso de manera contundente a la mala nutrición entrando con ello en un círculo vicioso de enfermedad psicofísica al activar el desequilibrio de la microbiota intestinal.

A este respecto, un pequeño ejemplo del impacto que un desequilibrio en la microbiota puede tener a nivel psicoemocional es, que en ésta se llevan a cabo procesos neuroendocrinos y de neurotransmisión los cuales tienen que ver con el desarrollo y regulación de la función de la serotonina; un metabolismo perturbado de la serotonina activa procesos de ansiedad y depresión. Lo anterior pone de manifiesto cómo un área física está estrechamente interconectada a una respuesta emotiva y cómo es que en varios de los casos son estas interconexiones lo que exacerba una conducta alimentaria cada vez más ansiosa mermando así las posibilidades de restablecer una conducta alimentaria saludable. Este tipo de interacción nos muestra lo vital que es como profesionistas de la salud ser sensibles al brindar estrategias alimentarias, guías alimentarias, que deben ser finas y sensibles tomando en cuenta la tendencia emocional que cada persona tiene.  Ser Conscientes, escucharle con toda atención, para brindarle lo que en verdad necesita al cuerpo que se encuentra  frente a nosotros y provocarle un acercamiento cada vez más placentero, amoroso, hacia los alimentos logrando así, reVIVIR al cuerpo que se tiene el cual es nuestro único hogar por siempre.

En Aware escuchamos a tu cuerpo, porque sabemos que allí es donde se encuentran  las respuestas a todas tus preguntas y necesidades. Juntos, paciente-médicos y nutriólogos, descubrimos aquello que lograra reencontrarte con el bienestar.


fertilidad-1200x630.jpg

En México, entre 4 y 5 millones de parejas tienen problemas de fertilidad y cada año se suman más, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. A nivel mundial se estima que 1 de cada 6 parejas están teniendo dificultades reproductivas.

La infertilidad se define como al menos un año de relaciones sexuales sin protección sin lograr un embarazo, o lograr el embarazo sin llegar a término.

Las mujeres y hombres se ven afectados por igual, generalmente se pone más atención sobre la mujer pero también en el hombre este problema va en aumento, se sabe que la cuenta espermática ha disminuido más de un 50% entre los años 1973 y 2013.

Entre las principales causas de infertilidad femenina se encuentra la endometriosis, que afecta la calidad de vida de 7 millones de mexicanas, según la Organización Mundial de la Salud. También encontramos causas como el síndrome de ovario poliquístico y las enfermedades de transmisión sexual.

En los hombres, problemas como el varicocele (venas dilatadas en el escroto) o enfermedades como la diabetes pueden afectar la salud reproductiva de los hombres. De igual manera, existen casos donde no podemos atribuir la infertilidad sólo al hombre o a la mujer, sino tienen un origen mixto o simultáneo, es decir, en los dos integrantes de la pareja.

Abordar este tema buscando una enfermedad como la única causa de la infertilidad puede ser limitante y no dar un resultado positivo, el abordaje de la medicina sistémica va en relación a buscar cual es la raíz de la infertilidad, investigando todos los sistemas del cuerpo en lugar de sólo enfocarse en el sistema reproductor, hacerlo así no sólo se resuelve el problema de la fertilidad, sino que también se mejora de forma integral la salud de la pareja.

Muchas parejas no se pueden embarazar por una combinación de varias condiciones subclínicas que son resultado de desbalances inmunológicos, hormonales, nutricionales.

Por ejemplo una intolerancia al gluten por sí misma no causa infertilidad, sin embargo la inflamación que produce en el intestino minimiza la absorción de nutrientes lo que nos lleva a deficiencias en nutrientes que son esenciales para producir espermatozoides sanos o para lograr tener un balance hormonal adecuado que pueda llevar a un embarazo sano.

  1. Así que revisemos algunas acciones simples que nos pueden ayudar a mejorar nuestra fertilidad:Evitar la exposición a toxinas ambientales

En la vida actual estamos expuestos a una gran cantidad de sustancias tóxicas, los agroquímicos usados en la producción de alimentos, el agua contaminada, los productos de uso diario con derivados del petróleo; y estos tóxicos terminan teniendo efectos negativos en nuestro cuerpo, el plomo es uno de los metales pesados que se ha relacionado directamente con la infertilidad pero existen otros compuestos que pueden estar produciendo efectos negativos en el sistema reproductor, y estos son:

  • Pesticidas: encontrados en los vegetales no orgánicos, en la carne, los lácteos y el agua no filtrada adecuadamente.
  • Formaldehído: se encuentra en los deodorizantes ambientales, limpiadores domésticos.
  • Bifosfenoles: se encuentran en los contenedores plásticos, en las botellas de agua, bolsas.
  • Solventes orgánicos: productos a base de petróleo, como limpiadores domésticos, cosméticos, pinturas, electrónicos.

La exposición continua que condiciona una acumulación de estas sustancias en el cuerpo provoca una disrupción de los ejes hormonales, provocando endometriosis y síndrome de ovario poliquístico, además de provocar toxicidad testicular.

        2. Evitar las grasas procesadas

Al consumir una gran cantidad de alimentos procesados, como donas, chocolates, papas fritas, pastelillos, se ha visto que puede aumentar el riesgo de infertilidad hasta un 70%, una mujer que desea embarazarse debe evitar esas grasas trans, estas alteran el la estructura de las membranas celulares, lo que provoca que no haya un buen funcionamiento de las hormonas.

       3. Disminuir el consumo de productos animales con un alto contenido de estrógenos

Los lácteos producidos de forma industrializada son la fuente de un 60% de los estrógenos que consumimos además de otras hormonas como prolactina, hormona de crecimiento, progesterona. Al tener una fuente externa a nuestro cuerpo de estas sustancias, nuestro propio balance hormonal se ve afectado.

       4. Mejorar la calidad de la alimentación

Durante el primer trimestre del embarazo, el embrión crece 20 millones de veces, en esas primeras semanas se forman los órganos de ese bebé, para asegurarnos de que todo vaya bien, es necesario que el cuerpo de la madre tenga las materias primas suficientes para crear un nuevo cuerpo, así que dentro de los alimentos que debemos consumir se encuentran proteínas de alta calidad, y grasas buenas. Los podemos encontrar al consumir:

  • Derivados animales orgánicos, peces pequeños como sardinas, leguminosas bien cocinadas
  • Granos enteros, nueces, semillas, verduras y frutas de temporada y de ser posible orgánicas
  • Aumentar considerablemente la ingesta de grasas buenas, como aceite de oliva, pescados de alto contenido en grasa, aceites con alto contenido en triglicéridos de cadena media como el aceite de coco. Tomar suplementos nutricionales de buena calidad

        5. A pesar de llevar una buena dieta, actualmente por la forma de producción de los alimentos es complicado obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita para un estado de salud óptimo, y sobretodo para llevar un buen embarazo, así que hay que echar mano de suplementos nutricionales de buena calidad, dentro de los nutrientes más importantes se encuentran:

  • Zinc
  • Selenio
  • Magnesio
  • Calcio
  • Vitamina B12, B6 y B9
  • Vitamina C
  • Omegas 3

 

Si estas sufriendo de dificultades reproductivas estas simples acciones podría ayudar a mejorar esta situación, es importante reconocer que cada ser es único y que las condiciones que pueden estar interfiriendo con la fertilidad no son las mismas a todos.


transtornos-digestivos-1200x628.jpg

La colitis es un trastorno gastrointestinal que consiste en una inflamación del colon y por extensión de todo el intestino grueso.

El concepto de colitis, en términos generales, abarca una gran variedad de procesos, que van desde los crónicos hasta los agudos y transitorios, desde los que tienen una causa específica hasta los que presentan una multicausalidad.

Los síntomas más comunes son el abdomen distendido debido a la retención de gases, dolor en zona abdominal, náuseas, cólicos, ruidos en el abdomen, estreñimiento o diarrea y vómitos. Además de estos síntomas, y dependiendo de la intensidad de la colitis y su duración, pueden aparecer otros síntomas más graves como sangramiento rectal, diarrea intensa y deshidratación.

El Colon constituye la última parte del aparato digestivo, y tiene la función de absorber agua y almacenar los desechos de los alimentos que luego serán eliminados, pero también contiene una gran cantidad de bacterias benéficas que forman parte de nuestra microbiota intestinal (flora intestinal), encargada de terminar de degradar los restos de los alimentos, mantener una buena salud de nuestro sistema inmune y producir sustancias necesarias para el adecuado funcionamiento de nuestro metabolismo.

Desde la visión de la medicina sistémica es importante reconocer al colon como una parte del todo que somos, no como un órgano más, si no como un elemento importante que forma parte de todo un sistema complejo como individuos. Por lo tanto, si se ve afectada una parte de nuestro cuerpo aparentemente ajena al colon podría repercutir sobre este y viceversa. A pesar de nuestras semejanzas como seres humanos, tenemos nuestras diferencias como ser individual, por lo tanto, todas las colitis no son iguales, ni pueden ser tratadas de la misma manera.

En medicina sistémica para encontrar el origen de la Colitis es importante, saber a partir de que momento comenzaron a aparecer los síntomas de colitis, y que eventos antecedieron a este padecimiento, incluso desde la niñez o el nacimiento que propiciaron el terreno para que la Colitis tuviera lugar.

Existen muchos factores que podrían predisponer a la aparición de la colitis, por ejemplo una alimentación inadecuada podría generar inflamación de la mucosa intestinal, más aun si son alimentos que no son bien tolerados por nuestro organismo, para ello necesitamos realizarnos un examen de laboratorio (Alimtest o Veritest) que nos ayude a identificar a que alimentos somos sensibles o ser muy conscientes de nuestra alimentación y estar atentos a las señales de rechazo de nuestro cuerpo;  la deficiencia de Enzimas digestivas también podría estar involucrada, estas ayudan a la eficacia de una de las primeras partes de nuestra digestión, que de no realizarse adecuadamente podría favorecer que el alimento no llegue lo suficientemente degradado a los intestinos y el proceso de putrefacción del alimento sea más prolongado de lo normal, no se absorban los nutrientes adecuadamente y se genere la inflamación, para ello se necesita el apoyo de un facultativo que nos oriente sobre cual enzima digestiva debemos tomar;  el uso prolongado de antibióticos produce un desequilibrio en nuestra microbiota por lo que nuestra población de bacterias benéficas se ve afectada y se pierde el balance que debe existir entre bacterias benéficas y patógenas, así como la aparición de otros gérmenes oportunistas como virus, parásitos u hongos, favoreciendo que se perpetúe aún más la inflamación, para ello también necesitaríamos el apoyo de un facultativo, quien nos podría orientar sobre cual tipo de probióticos tomar y que suplementos de vitaminas y minerales ayudarían al restablecimiento de la mucosa intestinal; otro factor podría ser un proceso de estrés mantenido o la vivencia de determinadas emociones, lo que afecta la motilidad intestinal (el movimiento de los intestinos) y genera espasmos del mismo, causando dolor e inflamación, por ello es muy importante aprender a tolerar el estrés, y realizar ejercicios físicos y de relajación. También una cirugía de abdomen podría generar una restricción del movimiento natural abdominal y repercute en el adecuado funcionamiento de los órganos internos, para ello es conveniente ayudar a liberar el tejido conectivo (el tejido de conexión) que está involucrado con la posible fibrosis de la cirugía, para esto ayudarían determinadas técnicas de osteopatía, fármaco acupuntura, entre otros.

En fin, podríamos mencionar innumerables causas de Colitis, la realidad es que la mayoría de las veces se presentan varias causas a la vez, en un mismo paciente, la clave está en preguntarse por qué se está produciendo la Colitis, que está generando que regrese una y otra vez, y no solo tratar los síntomas, se debe trabajar el problema de raíz si queremos una cura real, por ello lo más importante es que cada persona sea atendida con una consulta personalizada, con el objetivo de poder cubrir sus necesidades específicas y entender su propio proceso, eliminando la o las causas que desencadenaron su Colitis.


imagenes_blog_nutricón_clinica_funcional-01-1200x884.jpg

La nutrición es el conjunto de procesos para que el organismo se abastezca de nutrimentos, para que cada célula los incorpore y cada célula los utilice. Los seres vivos obtenemos los nutrimentos mediante la ingestión de los alimentos y, la salud depende de la calidad de la nutrición. La nutrición clínica estudia la fisiología, la composición corporal, la bioquímica, la anatomía,  y la química de los alimentos para brindar cierta nutrición a un organismo humano en el desarrollo de la vida en el que se encuentre considerando, atendiendo al mismo tiempo, el ambiente socio-cultural y el estado emocional de la persona para así realizar ciertas sugerencias alimentarias que le impacten de manera positiva.

La nutrición funcional emplea los nutrimentos que se han descubierto en distintas fuentes alimenticias (frutas, verduras, grasas, cereales, leguminosas, proteínas, hierbas y especias comestibles) para conservar y recobrar el estado de salud de los órganos, de la fisiología y de la bioquímica del cuerpo humano. Un pequeño ejemplo de ello son las fibras prebióticas contenidas en distintas fibras de verduras y frutas que estimulan el crecimiento, la proliferación y actividad de determinados microbios saludables en el intestino provocando con ello una mejor absorción de vitaminas y minerales, compuestos que son vitales para que las reacciones bioquímicas celulares se puedan llevar a cabo. Existen innumerables sustancias nutritivas en los alimentos que tienen el poder de conservar la biología del cuerpo humano en óptimo funcionamiento y, por ello, es trascendental el uso de éstas para recobrar la salud.    

En AWARE practicamos la nutrición clínica y funcional, es de esta manera que  planteamos un proceso dietoterapéutico personalizado, con herramientas útiles y didácticas que le permiten a la persona que nos visita  re-conectarse con su bienestar mediante la inclusión de alimentos funcionales, estos alimentos provocan reacciones fisiológicas benéficas y con ello el cuerpo adquiere el poder de sanarse. Una parte vital de nuestra área de nutrición radica en transmitir cuáles son éstos alimentos y cómo emplearlos dentro de las sugerencias alimentarias que  recomendamos creando así una dieta que corrija en poco tiempo deficiencias nutrimentales y al mismo tiempo permita Remover, Reemplazar, Reparar, Restaurar y (R) Balancear la microbiota del organismo.

Con todo lo anterior nuestro principal propósito es que, a través de nuestras estrategias alimentarias disfrutes de estar en un cuerpo con un sistema inmunológico fuerte, con un metabolismo eficiente, con  energía suficiente, y listo para estar en la vida con todo lo que ésta nos regala día a día.


imagenes_blog-nutricion_intravenosa-01-1200x883.png

Ya hemos visto en otros artículos, algunas de las características y beneficios de la terapia nutricional intravenosa. Ahora veremos algunos de los tipos más frecuentes y sus aplicaciones.

Existen muchas sustancias que pueden ser utilizadas en la terapia nutricional intravenosa y por lo tanto las posibles combinaciones o fórmulas pueden ser muy variadas.

Algunas de las sustancias o fórmulas más utilizadas son:

  • Desintoxicante: tomando en cuenta el medio ambiente extremadamente tóxico en el que vivimos hoy en día, no es sorpresa que este sea una de las fórmulas más populares y utilizadas en la terapia intravenosa. Se pueden usar diversas sustancias como el ácido alfa lipoico y/o el glutatión que son dos de los más poderosos antioxidantes con los que el cuerpo cuenta.
  • Inmune: otra fórmula muy popular, que busca fortalecer el sistema inmunológico. Podría utilizarse en personas que se enferman demasiado, como prevención en temporada alta de resfriados, incluso en personas con enfermedades autoinmunes. Suele utilizar sustancias como la vitamina C en altas dosis y algunos minerales importantes para el sistema inmunológico.
  • Magnesio: el magnesio es uno de los minerales más importantes para el organismo y es una de las deficiencias más comunes. Este mineral se puede usar para tratar deficiencias del mismo o para tratar migrañas.
  • Multis: Se pueden administrar diversas combinaciones de vitaminas y minerales para crear varias fórmulas que busquen suplementar distintas deficiencias.
  • Cáncer: existe mucha investigación sobre el uso de la vitamina C a altas dosis para el tratamiento de varios tipos de cáncer.
  • Quelaciones: diversas sustancias se han usado con el propósito que quelar metales pesados del cuerpo, es decir extraerlos de la circulación del organismo. La intoxicación por metales pesados puede ser un serio problema de salud.
  • Deportivos: utilizados para aumentar el rendimiento deportivo, usan sustancias como la L-carnitina y la L-glutamina para mejorar el desempeño físico y acelerar la velocidad de recuperación de los atletas.
  • Hidratantes: en ocasiones las personas simplemente necesita mejorar su estado de hidratación. La vía intravenosa puede ser muy útil en estos casos.

Estos son solo algunos ejemplos de los tipos de nutrición intravenosa que se pueden usar. Como ven las combinaciones pueden ser casi infinitas dependiendo de los materiales disponibles y del objetivo de la terapia. Se debe ser muy cuidadoso al hacer estas fórmulas y respetar la osmolaridad de la misma para evitar complicaciones. Cuando son preparadas y administradas por alguien con el conocimiento y experiencia necesarios, la terapia nutricional intravenosa es muy segura y útil.


imagenes_blog_blog_como_resolvemos-las-enfermedades.jpg

En Aware practicamos la medicina sistémica, la gran diferencia con la medicina convencional que todos conocemos, es el abordaje del proceso salud-enfermedad, en lugar de limitarnos al paradigma bioquímico como determinante del funcionamiento biológico, el enfoque que seguimos es ver al ser humano como un sistema es decir, un conjunto de elementos intercomunicados entre sí con un mismo objetivo, que en este caso es la vida.

De acuerdo a este modelo sistémico tenemos que los elementos que integran al ser humano son:

    • Unidad estructural: Formada por los componentes estructurales como huesos, músculos, fascias, células, membranas.

 

    • Unidad bioquímica: Formada por los procesos metabólicos, ejes hormonales, la interacción con los microorganismos para los que funcionamos como hospedero.

 

    • Unidad biofísica: Formada por las redes de comunicación eléctrica de nuestro sistema.

 

    • Unidad psicoemocional: Formada por nuestras emociones y pensamientos.

 

  • Unidad trascendental: Relacionada con nuestro objetivo de vida.

Al tener un enfoque sistémico podemos asociar síntomas que parecen no tener ninguna relación, y en lugar de limitarnos a “quitar” esos síntomas, vamos a buscar cual es el tronco común, y resolverlo desde la raíz.

En la medicina convencional actual contamos con múltiples especialidades y subespecialidades, esto se debe a la gran cantidad de conocimiento que se ha acumulado sobre el funcionamiento de los órganos, pero al limitarnos solamente a un órgano en específico nos es imposible buscar el tronco común de síntomas que están relacionados desde lo más profundo de los procesos bioquímicos pero que se manifiestan en diferentes órganos.

Un ejemplo de esto, es la deficiencia de magnesio, éste es un mineral esencial que está involucrado en más de 300 reacciones metabólicas esenciales, y así tenemos que una persona con deficiencia de magnesio puede tener diabetes mellitus,  hipertensión arterial migraña y asma; con el enfoque convencional, lo que se hace es que el endocrinólogo se encarga de la diabetes, el cardiólogo de la hipertensión, el neurólogo de la migraña y el neumólogo del asma, siguiendo las guías de manejo realizadas por las asociaciones correspondientes, haciendo uso del múltiple y variado arsenal de medicamentos, y aún así una gran cantidad de pacientes se clasifican como descontrolados.

Al clasificar los síntomas y signos que los pacientes presentan, y asignarles una etiqueta, es útil para simplificar el proceso de la atención médica, ya que así nos limitamos a seguir guías establecidas para cada una de las “enfermedades” haciendo intervenciones dirigidas con un enfoque determinista. Es por esto que actualmente las enfermedades crónicas, siguen siendo crónicas, porqué no nos preguntamos qué más hay de fondo, o como estos signos y síntomas están interrelacionados.

Al tener un pensamiento sistémico nos preguntamos que hay en común en todas esas enfermedades y qué unidades están afectadas, lo que nos permite realizar intervenciones simultáneamente, dirigidas a las diferentes unidades del sistema, siempre buscando encontrar la raíz y resolver el problema.

Para realizar estas intervenciones echamos mano de las múltiples alternativas que tenemos en la medicina y que han demostrado tener un efecto benéfico, con el menor riesgo de efectos adversos. La osteopatía y cadenas musculares interviene en la unidad estructural, para la bioquímica hacemos uso de la nutrición como una herramienta pivote, también de nutracéuticos y en algunos casos de fármacos tanto alópatas, como homeópatas, para la unidad biofísica se usa acupuntura, electromagnetismo, para la psicoemocional se trabaja en conjunto con la psicoterapeuta, y es así como al hacer un abordaje sistémico, se pueden realizar intervenciones desde la raíz logrando en muchos casos revertir enfermedades etiquetadas como incurables.


imagenes_blog_mala_absorción-01-1200x884.png

Existen muchas razones por las que una persona puede estar deficiente en uno o varios nutrientes. Por un lado, está el hecho que los alimentos de hoy son considerablemente menos nutritivos de lo que eran hace algunos años, esto debido al maltrato de la tierra donde crecen estos alimentos. Algunas personas estiman que, por ejemplo, una manzana, podría ser hasta 50% menos nutritiva hoy que hace 50 o 100 años. Esto hace que hoy sea realmente difícil obtener todos los nutrientes que necesitamos a través solo de la dieta. Y si además consideramos que la mayoría de las personas no tienen una dieta realmente nutritiva, entonces no es sorpresa que la mayoría de las personas están deficientes en por lo menos un nutriente.

Un estudio (1) del Diario de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva analizó la dieta de 70 atletas. Todos estuvieron deficientes en por lo menos 3 nutrientes. ¡Algunas en hasta 15!

Las deficiencias más comunes fueron:

    • Yodo

 

    • Vitamina D

 

    • Zinc

 

    • Vitamina E

 

  • Calcio

Otro estudio (2) del mismo diario que comparaba dietas populares como la Atkins, South Beach, y DASH, encontró las siguientes deficiencias clave:

    • Vitamina B7
    • Vitamina E
    • Vitamina D
    • Cromo
    • Yodo
    • Molibdeno

Otra razón importante de deficiencias nutricionales es la malabsorción de los mismos. Supongamos que tenemos la dieta perfecta, llena de alimentos con una gran variedad nutricional, orgánicos,  etc. Pero nuestro aparato digestivo está enfermo, inflamado, dañado, lo que provoca que no puedan funcionar de forma óptima. En este caso, a pesar de tener una dieta ideal, no podremos absorber los nutrientes que necesitamos. Lo que tenemos que hacer entonces es arreglar el tubo digestivo. Para eso hacemos un protocolo de reparación intestinal.

Pero mientras hacemos esto, podemos hacer algunas cosas para mejorar el estado nutricional, como:

    1. Mejorar la dieta: La dieta ideal es una rica de alimentos de gran densidad nutricional, y lo menos inflamatoria posible. Algunos de los alimentos con mayor densidad nutricional son los órganos y vísceras, las nueces y semillas, el cacao, los pescados y mariscos, el puerco, la res, los huevos, y los vegetales. Aunque el aparato digestivo se encuentre inflamado, si consumimos una dieta más rica en nutrientes, por lo menos aseguramos que unos cuantos más entren al cuerpo.
    1. Utilizar mejores suplementos: Cuando se trata de suplementos tenemos desde los de muy pobre calidad hasta unos buenísimos. Por ejemplo, si usamos formas aminoqueladas de un mineral como el magnesio, es decir magnesio que está  pegado a un aminoácido, este se absorbe mucho mejor que otras formas de magnesio. Otro ejemplo es el folato. El folato es la forma activa del ácido fólico. El ácido fólico es la forma sintética del folato. El cuerpo tiene que convertir el ácido fólico en folato, el problema es que la mayoría de las personas en el mundo, y especialmente en México, no pueden hacer esta conversión adecuadamente. Si en lugar de dar la forma inactiva de un nutriente, como lo es el ácido fólico, les damos la forma activa, como el folato, el estado nutricional mejora.
    1. Evitar pérdidas innecesarias: El ejemplo perfecto es el de una mujer con menstruaciones muy abundantes y que tiene anemia. Le podemos dar todo el hierro del mundo pero si no corregimos el trastorno menstrual, las pérdidas siempre serán mayores.   
        1. Se pueden administrar dosis más altas de ciertos nutrientes. Nutrientes como la vitamina C o el  magnesio tienen una dosis de tolerancia digestiva. Es decir, que después de cierta dosis el nutriente deja de absorberse a través de la pared del intestino y es excretada, esto puede provocar heces sueltas o diarrea. Con la TNIV se pueden administrar dosis mucho mayores de estos nutrientes sin este problema.Por último, otra opción que tenemos para resolver deficiencias nutricionales cuando el tubo digestivo se encuentra inflamado es la Terapia Nutricional Intravenosa (TNIV). Esta consiste en administrar uno o varios nutrientes a través de la vena. Esto tiene varias ventajas además de la de “saltarse” al tubo digestivo inflamado. Algunas de estas ventajas son:
      1. Los nutrientes no tienen que pasar por el hígado. esto se llama el efecto del primer paso y lo que pasa básicamente es que después de absorberse un nutriente en el intestino pasa a la circulación y va a dar al hígado donde sufre modificaciones, a veces disminuyendo el poder del nutriente o incluso desactivarlo completamente. Con la TNIV nos “saltamos” el hígado y ponemos los nutrientes directamente  en la circulación para que lleguen a todas las células del cuerpo.

En conclusión, las deficiencias nutricionales son muy comunes y son varias las causas que las pueden provocar. Idealmente tendríamos una dieta muy nutritiva y aparatos digestivos sanos lo que garantizaría que obtuviéramos todos los nutrientes necesarios para vivir una vida plena. Desafortunadamente esto no es así, pero podemos hacer varias cosas para remediarlo. Si crees que tienes problemas digestivos, o incluso problemas por deficiencias nutricionales, o si simplemente crees que tu dieta podría ser mejor, visítanos en Aware, te esperamos.

 

    1. https://jissn.biomedcentral.com/articles/10.1186/1550-2783-3-1-51
  1. https://jissn.biomedcentral.com/articles/10.1186/1550-2783-7-24

imagenes_blog_Cómo-tener-una-mejor-nutricion-01-1200x884.png

Para nutrirnos adecuadamente necesitamos comer sano y llevar un estilo de vida saludable, esto no sólo es importante para nuestro aspecto, sino también para sentirnos bien y poder disfrutar de la vida. Es importante tomar las decisiones adecuadas con respecto a nuestro estilo de vida, seguir hábitos alimentarios saludables y hacer ejercicio habitualmente, para poder aprovechar al máximo lo que la vida nos puede ofrecer. Una nutrición adecuada también puede ayudarnos a reducir el riesgo de ciertas afecciones como la obesidad, las enfermedades cardíacas, la hipertensión, la diabetes, algunos tipos de cáncer entre otras enfermedades, por eso hoy te traemos 10 tips que podrían ayudarte a nutrirte mejor.

1. Masticar bien los alimentos. Esta es una necesidad de nuestro sistema digestivo, desde nuestro primer contacto del alimento con la boca, se comienza a digerir el alimento con la ayuda de enzimas digestivas que presentamos en la saliva, pero también la adecuada trituración del alimento para deglutirlo en forma papilla y no en trozos, ayuda a que el proceso digestivo sea más eficiente y por consiguiente mejor absorción de los alimentos.

2. Evitar tomar mucha agua u otros líquidos durante la comida. Los alimentos necesitan de la concentración necesaria para poder ser procesados y absorbidos, si tomamos mucha agua durante la comida, estaremos provocando que los nutrimentos se diluyan en el agua y que disminuya la concentración necesaria de ácido clorhídrico presente en el estómago para que ocurra una digestión exitosa.

3. Estar presentes; en el momento de cada comida, percibiendo las texturas y los sabores, centrar toda nuestra atención en ese momento. Estar consciente de cada cosa que hacemos es importante para mantener el equilibro mente cuerpo y poder estar atentos a las señales de nuestro cuerpo, esto es sumamente importante porque nos integra como organismo y funcionamos como el sistema biológico que somos y no como máquinas.

4. Compartir la comida con una compañía agradable, en un lugar tranquilo y que la comida sea agradable a la vista. El comer en un ambiente tranquilo y en armonía, nos ayuda a que todo el proceso de digestión lleve sus tiempos adecuadamente, de una manera pausada los órganos funcionan mejor y liberamos hormonas y neurotransmisores necesarios para que el procesamiento de los alimentos, la absorción y asimilación de los nutrimentos sea efectivo y además evita que relacionemos ciertos alimentos con momentos conflictivos, que luego podrían desencadenar intolerancias o alergias.

5. Comer con apetito. La sensación de tener hambre es la señal de nuestro cuerpo de la necesidad de alimentarnos, tener apetito significa que nuestro sistema digestivo, sistema nervioso central e inmunológico están preparados para recibir el alimento, si comemos sin apetito, generamos una sobrecarga de nuestros órganos digestivos, predisponiendo a acumular grasas y toxinas innecesarias y a enlentecer el movimiento natural del proceso digestivo.

6. Comer comidas con variedad de colores. La variedad de la comida nos permite incorporar mayor cantidad de nutrimentos necesarios para nuestro cuerpo, además de ser más agradable a la vista, desde el punto de vista de la medicina china, se plantea que cada color y sabor diferente en los alimentos, estimula funciones específicas en determinados órganos.

7. Comer solo hasta el momento en que nos sintamos satisfechos, evitar comidas copiosas. El exceso de comida interrumpe el flujo natural de la digestión, generando más trabajo para el sistema digestivo, demorando el proceso de fermentación del alimento, desencadenando inflamación no solo a nivel gástrico e intestinal, sino en todo el organismo, por el exceso de radicales libres que se liberan (sustancias que generan inflamación y envejecimiento celular)

8. Tener suficiente ácido clorhídrico en estómago. En ocasiones no somos conscientes de la importancia de mantener un adecuado nivel de acidez en el estómago (el ácido clorhídrico), esto nos permite no solo digerir mejor los alimentos, también estimula la producción del factor intrínseco, sustancia necesaria para que se absorba adecuadamente el hierro, vitamina B12 y ácido fólico, además los niveles de ácido adecuados en estómago impiden el paso de Bacterias, Virus, Parásitos, u Hongos a los intestinos.

9. Tener suficientes enzimas digestivas. Las enzimas digestivas nos ayudan a degradar de manera eficiente los alimentos para que luego puedan ser absorbidos los nutrimentos. Muchas veces a medida que avanzamos en edad vamos perdiendo la capacidad de secretar estas enzimas, siendo la causa de inflamaciones digestivas o que no haya una nutrición eficiente.

10. Tener una adecuada microbiota intestinal. La microbiota intestinal, son los gérmenes que normalmente viven en nuestros intestinos como parte de la flora intestinal, entre ellos se encuentran bacterias, parásitos y hongos, estos normalmente conviven en nosotros de manera balanceada, aportándonos muchos beneficios, desde cuidar la pared intestinal, hasta regular nuestro sistema inmunológico, pero si se pierde ese balance y ocurre un sobrecrecimiento de los mismos, desencadenan un proceso inflamatorio a nivel de las vías digestivas, impidiendo la suficiente absorción de nutrimentos, por ello es necesario en momentos determinados tomar los probióticos adecuados, ayudando a reestablecer un balance adecuado de la microbiota.

Estos solo son 10 consejos que podrían ayudarte a tener una mejor nutrición, quedan cosas por decir como la importancia de estar atentos a los avisos de nuestro cuerpo cuando algún alimento no es bien tolerado, comer los alimentos de temporada, preferiblemente orgánicos, evitar los alimentos que contengan azúcar refinada, harinas refinadas y lácteos, evitar los alimentos que contengan conservadores, colorantes, espesantes y otros productos químicos artificiales, pero el tiempo no nos da para más, en otros espacios abordaremos más sobre este y otros temas importantes para mantener nuestra salud.


alimentacion_diabetes_mellitus-1200x445-1-1200x445.jpg

Cuando se tiene diagnosticado Diabetes Mellitus, una enfermedad en donde hay
demasiada azúcar circulando en el torrente sanguíneo, lo peor que podemos
hacer es:

1. No realizar movimiento corporal. Esto aumentara las posibilidades de la mala absorción del azúcar en sangre ya que la insulina, la hormona encargada de absorber el azúcar en el cuerpo, se activa en el momento en
que realizamos cualquier tipo de ejercicio físico o actividad física.
2. Dejar de consumir verduras frescas como fuente principal de fibra dietética. La fibra insoluble y soluble contenida en las verduras tiene un
efecto regulador del azúcar en la sangre además de alimentar a la microbiota intestinal (flora intestinal) restableciendo la salud intestinal. Un intestino saludable es la base para que la glucosa se regule.
3. Evitar descansar suficiente. Cuando los ciclos del sueño no se completan, se duerme poco o no se descansa bien, las hormonas del estrés como: adrenalina y cortisol se disparan lo cual provoca una sobre estimulación de insulina, esta acción a lo largo del tiempo provoca resistencia a la insulina.
4. Consumir fruta sin medida. La fruta, aunque sea fresca, es una buena fuente de azúcar, estar bebiendo jugos o porciones sin medida de este grupo de alimento incrementa de manera sustancial la glucosa en sangre.
5. Servirse demasiados cereales en cada servicio de alimento. La cantidad de alimento que ingerimos es directamente proporcional a la
cantidad de insulina que debe producir el cuerpo para poderse absorber por tanto, es vital verificar cuál es la cantidad de cereal (arroz, tortilla, pan, pasta, sopas) que el cuerpo puede absorber y regular su consumo.
6. Incluir alimentos industrializados en la dieta diaria. La mayoría de los alimentos empaquetados, enlatados, envasados contienen distintos tipos de azúcar para su conservación. Cocinar con estos alimentos o incluirlos en la dieta puede aumentar el riesgo de incluir más azúcar en el cotidiano sin darnos cuenta.


logo2

Somos un centro médico en donde, te ofrecemos consulta clínica en medicina general, nutrición clínica, psicoterapia y terapias biomecánicas basados en el principio de la atención médica de una forma integral.

Lo último del blog

Contáctanos

  • 55 7597 6380 / 55 7597 6381
  • Prolongación Paseo de la Reforma 627, interior 502.
    Santa Fe, CDMX | CP 01330

2018 | Aware | Todos los derechos reservados. Responsable Sanitario: Alejandro Espinosa Sosa, título UH, Ced. Prof. No. 4110041. | CONSULTE A SU MÉDICO © | Autorización Sanitaria: 1833002T1A0250

Agendar una cita