Madang Logo

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud para el 2030 habrá 366 millones de personas con diabetes. Si este dato no llama tu atención entonces también deberías saber que existe una fuerte relación entre el sobrepeso y el desarrollo de diabetes. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos el 85% de los diabéticos tiene sobrepeso y el 55% padece de obesidad.

La dieta cetogénica, como la he descrito en articulo anteriores, es una dieta muy baja en carbohidratos (menos de veinte gramos al día), moderada proteína (15-20% de la alimentación) y alta en grasas (70-75% de la alimentación) que tiene como consecuencia la producción de cuerpos cetónicos para ser utilizados como combustible. Diversos estudios han demostrado beneficios como perdida de peso, disminución de la hemoglobina glucosilada, restitución del daño renal al reducir los niveles de creatinina, mejoras en el perfil de lípidos, beneficios cardiovasculares e incluso la reversión de la neuropatía y retinopatía diabética.

La hiperglicemia es la principal característica de la diabetes
La diabetes tipo uno y dos son consecuencia de un error en el metabolismo de los carbohidratos que genera una hiperglicemia o elevación en los niveles de azúcar en sangre. La restricción de carbohidratos es capaz de disminuir tanto los niveles de azúcar como los de hemoglobina glucosilada, la cual promedia los niveles de azúcar en los últimos tres meses.

En un estudio realizado por Hussain et al. se comparó una dieta cetogénica contra una dieta baja en calorías por 24 semanas en 102 diabéticos y 261 personas sin diabetes. Como era de esperarse el grupo en la dieta cetogénica obtuvo menores niveles de glucosa en sangre, incluso en los pacientes con diabetes. Por otro lado, en la dieta hipocalórica los niveles de azúcar se incrementaron a partir de la semana dieciséis.
Además se alcanzaron hemoglobinas de 6.2% para el grupo de la dieta cetogénica, mientras que en la hipocalórica fueron mayor a 7.5%. Hoy en día se sabe que el mejor predictor de complicaciones vasculares en pacientes con diabetes tipo dos es el control glicémico, el cual se puede alcanzar con una dieta baja en carbohidratos o cetogénica.

Durante las epidemias de obesidad y diabetes tipo II el incremento calórico fue debido a los carbohidratos
De acuerdo al Instituto Nacional de Encuestas en Salud y Nutrición de Estados Unidos (NHANES) de 1974 al 2000 el consumo de carbohidratos aumento de 42 a 49 por ciento en hombres y de 45 a 52 por ciento en mujeres, lo cual concuerda con los mas altos niveles de obesidad y diabetes en Estados Unidos. La estimulación continua en la producción de insulina derivada de una alimentación rica en carbohidratos conlleva a un estado anabólico que favorece la síntesis de triglicéridos, en lugar de la quema. Además, la acumulación de grasa resultante de la síntesis de triglicéridos en el hígado y páncreas favorece el desarrollo de diabetes tipo 2. El hígado graso tiene como consecuencia la alteración en los niveles de glucosa en ayunas y el aumento de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), las cuales se encargan de llevar la grasa a los tejidos, incluyendo a los islotes del páncreas, disminuyendo la función de las células betas, productoras de insulina.
Además se alcanzaron hemoglobinas de 6.2% para el grupo de la dieta cetogénica, mientras que en la hipocalórica fueron mayor a 7.5%. Hoy en día se sabe que el mejor predictor de complicaciones vasculares en pacientes con diabetes tipo dos es el control glicémico, el cual se puede alcanzar con una dieta baja en carbohidratos o cetogénica.

La lipogénesis hepática se activa por el consumo de carbohidratos y, la lipogénesis descontrolada esta relacionada con el desarrollo de diabetes, resistencia a la insulina y diabetes tipo dos.

No existe mejor intervención que la dieta cetogénica para lograr la perdida de peso
Se estudiaron a veintiséis personas, la mitad con diabetes y la otra mitad sin diabetes, en una dieta baja en carbohidratos (40 gramos al día) y en una dieta balanceada por tres meses. La perdida de peso fue mayor en el grupo con 40gr. de carbohidratos al día (6.9 vs. 2.1kg). Posteriormente se comparo la perdida de peso en una dieta cetogénica vs. una dieta baja en grasa y se encontró que 70% de las personas que hicieron la dieta baja en grasa bajaron menos de 8kg, mientras que 80% de los que hicieron la cetogénica perdieron mas de 8kg, además de mejorar sus niveles de hemoglobina glucosilada.

El apego a la dieta cetogénica en personas con diabetes es igual de bueno, o mejor, que cualquier otro tipo de dieta, pero con mayores beneficios
La proteína y la grasa generan mucha mayor saciedad, vía hipotálamo, y reducen los picos de azúcar que generan tanto apetito como ansiedad, provocados por una dieta alta en carbohidratos. Lo anterior mejora el control glicémico de los pacientes con diabetes tipo dos, por lo que reducen e incluso eliminan el consumo de medicamentos. Además los pacientes insulino dependientes son capaces de disminuir su dosis y no tienen tanta necesidad de alimentar a su insulina externa.
Por otro lado, al no tener una restricción calórica, como en las dietas tradicionales, el apego es mucho mejor.

Los ácidos grasos saturados en sangre son controlados por el consumo de carbohidratos y no de grasas
Se estudiaron a cuarenta pacientes con síndrome metabólico y se sometieron a una dieta cetogénica o baja en grasa. El grupo bajo la dieta cetogénica redujo sus niveles de grasa saturada en plasma aun cuando consumieron tres veces mas grasas saturadas que el grupo en la dieta baja en grasa. Sin embargo, el consumo excesivo de grasas saturadas no esta recomendado en la dieta cetogenica. Por otra parte, desde el estudio Framingham hasta el de la Iniciativa por la Salud de las Mujeres (WHI) han fallado al tratar de demostrar la relación entre el consumo de grasas y el riesgo cardiovascular.

La restricción de carbohidratos es la manera mas efectiva de reducir los niveles de triglicéridos en sangre y elevar el “colesterol bueno HDL”
Se comparo una dieta baja en índice glicémico (cetogénica) vs. una dieta alta en carbohidratos en 210 personas con diabetes tipo dos y se encontró un incremento de 1.7mg/dl en el HDL para la dieta cetogénica y tan solo 0.1mg/dl en el grupo contrario. Pasa algo muy parecido en las dietas bajas en grasa. Además estudios han comprobado que bajo la dieta cetogénica se llega a las mayores perdidas de triglicéridos, peso y hemoglobina glucosilada.

Referencias:

1. Azar ST (2016) Benefits of Ketogenic Diet For Management of Type Two Diabetes: A Review. J Obes Eat Disord 2:2. doi: 10.21767/2471-8203.100022

2. Carol J. Fenton, Tanis R. Fenton Dietary carbohydrate restriction: Compelling theory for further research, Nutrition, Volume 32, Issue 1, January 2016, Pages 153



Publicado 29 de Abril, 2019
Admin img
Lic. Carina Cueva Landeros

Escribe un comentario: