Georgina Cabrera – Aware

Cargando...



Blog

CLASSIC LIST

WhatsApp-Image-2019-02-14-at-2.29.24-PM.jpeg

Por Georgina del Ángel Cabrera

La palabra anorexia proviene del griego anorexia, inapetencia – an, privativo y orexis, apetito. La Anorexia Nerviosa es un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), una manera diferente de cómo nos relacionamos con la comida que en la mayoría de los casos tiene consecuencias no saludables, y que se presenta comúnmente en la adolescencia o juventud. Sin embargo, este trastorno alimentario puede aparecer en otras etapas de la vida por la constante interacción de un ambiente  social, psicológico, cultural y de alimentación, que de una  u otra manera no promueve el bienestar lo cual pone de manifiesto la complejidad multicausal de ésta enfermedad.

Sufrir de Anorexia Nerviosa se manifiesta por una constante repulsión por comer alimentos, en especial aquellos que se sostienen en la creencia de que “engordan”, para evitar la experiencia de percibir a un cuerpo “pesado”. Solo la idea de pensar que el cuerpo físico puede incrementar de volumen es asfixiante. Para las personas que la padecen la delgadez extrema es lo que es “válido” ver en el espejo. Es ésta percepción la que empuja, a quien padece de Anorexia, a emplear distintas alternativas para sentir a un cuerpo “liviano” como son: dejar de comer diversos tipos de alimentos, realizar ayunos por varios días, practicar ejercicio excesivo o  consumir pastillas para bajar de peso y laxantes de forma desmedida; prácticas que abren paso de manera contundente a la mala nutrición entrando con ello en un círculo vicioso de enfermedad psicofísica al activar el desequilibrio de la microbiota intestinal.

A este respecto, un pequeño ejemplo del impacto que un desequilibrio en la microbiota puede tener a nivel psicoemocional es, que en ésta se llevan a cabo procesos neuroendocrinos y de neurotransmisión los cuales tienen que ver con el desarrollo y regulación de la función de la serotonina; un metabolismo perturbado de la serotonina activa procesos de ansiedad y depresión. Lo anterior pone de manifiesto cómo un área física está estrechamente interconectada a una respuesta emotiva y cómo es que en varios de los casos son estas interconexiones lo que exacerba una conducta alimentaria cada vez más ansiosa mermando así las posibilidades de restablecer una conducta alimentaria saludable. Este tipo de interacción nos muestra lo vital que es como profesionistas de la salud ser sensibles al brindar estrategias alimentarias, guías alimentarias, que deben ser finas y sensibles tomando en cuenta la tendencia emocional que cada persona tiene.  Ser Conscientes, escucharle con toda atención, para brindarle lo que en verdad necesita al cuerpo que se encuentra  frente a nosotros y provocarle un acercamiento cada vez más placentero, amoroso, hacia los alimentos logrando así, reVIVIR al cuerpo que se tiene el cual es nuestro único hogar por siempre.

En Aware escuchamos a tu cuerpo, porque sabemos que allí es donde se encuentran  las respuestas a todas tus preguntas y necesidades. Juntos, paciente-médicos y nutriólogos, descubrimos aquello que lograra reencontrarte con el bienestar.


imagenes_blog_nutricón_clinica_funcional-01-1200x884.jpg

La nutrición es el conjunto de procesos para que el organismo se abastezca de nutrimentos, para que cada célula los incorpore y cada célula los utilice. Los seres vivos obtenemos los nutrimentos mediante la ingestión de los alimentos y, la salud depende de la calidad de la nutrición. La nutrición clínica estudia la fisiología, la composición corporal, la bioquímica, la anatomía,  y la química de los alimentos para brindar cierta nutrición a un organismo humano en el desarrollo de la vida en el que se encuentre considerando, atendiendo al mismo tiempo, el ambiente socio-cultural y el estado emocional de la persona para así realizar ciertas sugerencias alimentarias que le impacten de manera positiva.

La nutrición funcional emplea los nutrimentos que se han descubierto en distintas fuentes alimenticias (frutas, verduras, grasas, cereales, leguminosas, proteínas, hierbas y especias comestibles) para conservar y recobrar el estado de salud de los órganos, de la fisiología y de la bioquímica del cuerpo humano. Un pequeño ejemplo de ello son las fibras prebióticas contenidas en distintas fibras de verduras y frutas que estimulan el crecimiento, la proliferación y actividad de determinados microbios saludables en el intestino provocando con ello una mejor absorción de vitaminas y minerales, compuestos que son vitales para que las reacciones bioquímicas celulares se puedan llevar a cabo. Existen innumerables sustancias nutritivas en los alimentos que tienen el poder de conservar la biología del cuerpo humano en óptimo funcionamiento y, por ello, es trascendental el uso de éstas para recobrar la salud.    

En AWARE practicamos la nutrición clínica y funcional, es de esta manera que  planteamos un proceso dietoterapéutico personalizado, con herramientas útiles y didácticas que le permiten a la persona que nos visita  re-conectarse con su bienestar mediante la inclusión de alimentos funcionales, estos alimentos provocan reacciones fisiológicas benéficas y con ello el cuerpo adquiere el poder de sanarse. Una parte vital de nuestra área de nutrición radica en transmitir cuáles son éstos alimentos y cómo emplearlos dentro de las sugerencias alimentarias que  recomendamos creando así una dieta que corrija en poco tiempo deficiencias nutrimentales y al mismo tiempo permita Remover, Reemplazar, Reparar, Restaurar y (R) Balancear la microbiota del organismo.

Con todo lo anterior nuestro principal propósito es que, a través de nuestras estrategias alimentarias disfrutes de estar en un cuerpo con un sistema inmunológico fuerte, con un metabolismo eficiente, con  energía suficiente, y listo para estar en la vida con todo lo que ésta nos regala día a día.


alimentacion_diabetes_mellitus-1200x445-1-1200x445.jpg

Cuando se tiene diagnosticado Diabetes Mellitus, una enfermedad en donde hay
demasiada azúcar circulando en el torrente sanguíneo, lo peor que podemos
hacer es:

1. No realizar movimiento corporal. Esto aumentara las posibilidades de la mala absorción del azúcar en sangre ya que la insulina, la hormona encargada de absorber el azúcar en el cuerpo, se activa en el momento en
que realizamos cualquier tipo de ejercicio físico o actividad física.
2. Dejar de consumir verduras frescas como fuente principal de fibra dietética. La fibra insoluble y soluble contenida en las verduras tiene un
efecto regulador del azúcar en la sangre además de alimentar a la microbiota intestinal (flora intestinal) restableciendo la salud intestinal. Un intestino saludable es la base para que la glucosa se regule.
3. Evitar descansar suficiente. Cuando los ciclos del sueño no se completan, se duerme poco o no se descansa bien, las hormonas del estrés como: adrenalina y cortisol se disparan lo cual provoca una sobre estimulación de insulina, esta acción a lo largo del tiempo provoca resistencia a la insulina.
4. Consumir fruta sin medida. La fruta, aunque sea fresca, es una buena fuente de azúcar, estar bebiendo jugos o porciones sin medida de este grupo de alimento incrementa de manera sustancial la glucosa en sangre.
5. Servirse demasiados cereales en cada servicio de alimento. La cantidad de alimento que ingerimos es directamente proporcional a la
cantidad de insulina que debe producir el cuerpo para poderse absorber por tanto, es vital verificar cuál es la cantidad de cereal (arroz, tortilla, pan, pasta, sopas) que el cuerpo puede absorber y regular su consumo.
6. Incluir alimentos industrializados en la dieta diaria. La mayoría de los alimentos empaquetados, enlatados, envasados contienen distintos tipos de azúcar para su conservación. Cocinar con estos alimentos o incluirlos en la dieta puede aumentar el riesgo de incluir más azúcar en el cotidiano sin darnos cuenta.


logo2

Somos un centro médico en donde, te ofrecemos consulta clínica en medicina general, nutrición clínica, psicoterapia y terapias biomecánicas basados en el principio de la atención médica de una forma integral.

Lo último del blog

Contáctanos

  • 55 7597 6380 / 55 7597 6381
  • Prolongación Paseo de la Reforma 627, interior 502.
    Santa Fe, CDMX | CP 01330

2018 | Aware | Todos los derechos reservados. Responsable Sanitario: Alejandro Espinosa Sosa, título UH, Ced. Prof. No. 4110041. | CONSULTE A SU MÉDICO © | Autorización Sanitaria: 1833002T1A0250

Agendar una cita