fbpx

Cargando...

¿Cómo afectan mis emociones al sistema nervioso?

julio 16, 2018 by Brisa Palafox0
imagenes_blog_emociones-01-1200x884.jpg

Las emociones son necesarias para adaptarnos al medio ambiente, gracias a estos impulsos y respuestas fisiológicas podemos actuar acorde a la situación que nos acontezca en ese momento, de hecho, el término emoción viene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso”.

Paul Eckman, renombrado psicólogo estudió minuciosamente las emociones durante 40 años con 21 culturas diferentes, dos de las cuales nunca habían tenido contacto con el exterior, ni con ningún medio de comunicación; pudo concluir que existen siete emociones básicas, cada una tiene un rasgo facial distintivo, están presentes en todas las culturas humanas y cada una tiene su utilidad, por ejemplo:

Enojo: combate, remueve obstáculos, establece límites.

Miedo: escape de amenazas, previene.

Tristeza: busca conexión y cuidados de otros, crea conexiones, fomenta la creatividad.

Felicidad (alegría): incrementa la conexión y la cooperación, buscamos repetir la experiencia

Repugnancia: para deshacernos de un peligro de envenenamiento o daño

Sorpresa: enfoca la atención al identificar algo.

Desdén: reclama superioridad.

 

Las emociones son necesarias para la supervivencia del individuo, pero si no están bien balanceadas pueden comportarse en nuestra contra afectando no sólo nuestras relaciones interpersonales sino nuestra salud, en este caso nos centraremos en el sistema nervioso.

El Dr. Don Colbert, nos explica que cuando nos encontramos en circunstancias de presión o peligro generamos una alarma en nuestro cuerpo que nos provoca estrés haciendo que se liberen las hormonas específicas del hipotálamo, la glándula pituitaria y la glándula adrenal, esta última libera epinefrina, también llamada adrenalina activando nuestro sistema nervioso.

Para un mejor entendimiento es importante mencionar que nuestro sistema nervioso autónomo se divide en dos partes: el sistema simpático y el parasimpático. Cuando se produce una emoción se activa primero el simpático, produciendo cambios físicos en nuestro cuerpo para adaptarnos a la circunstancia que estamos viviendo y prepararnos para accionar y el parasimpático entra después para equilibrar nuestro cuerpo. Por ejemplo, en el corazón el simpático aumenta la frecuencia de los latidos del corazón y la fuerza de su contracción, el parasimpático en cambio los reduce; en los pulmones el parasimpático produce contracción de los bronquios y el simpático los relaja, y así sucesivamente en todas las vísceras y órganos.

Entonces cuando se activa el sistema nervioso simpático estimulamos todos los nervios que tenemos  por todo el cuerpo, incluyendo nuestros órganos y tejidos, de tal manera que el ritmo cardíaco aumenta, se estimula el colon, la sudoración, se dilatan los tubos bronquiales para permitir ingreso adicional de oxígeno, además de que empezamos a liberar distintas hormonas como el cortisol que también tiene una influencia directa con nuestra estado emocional físico .

Solamente en nuestro intestino existe una red de millones de neuronas que regulan el tránsito intestinal y que funcionan gracias a varios neurotransmisores, como la serotonina, que está muy implicado en las emociones y el sueño. 

Como podemos observar nuestras emociones tienen una implicación directa en nuestro organismo, por ejemplo el miedo, dispara más de mil cuatrocientas reacciones químicas y físicas, activando más de treinta diferentes hormonas y neurotransmisores, donde podemos correr a velocidades que nunca imaginaríamos o paralizarnos de tal manera que no podamos ni movernos  o el enojo por ejemplo, puede ocasionarnos tics nerviosos o una rigidez en las cervicales haciendo que se inflamen los nervios produciendo un intenso dolor.

Por ello es importante reconocer nuestras emociones para poder liberar esa energía de una manera positiva y que no se quede almacenada en nuestro cuerpo o reaccionar de una forma no asertiva, así mismo realizar actividades que nos ayuden a estimular nuestro sistema parasimpático, como una alimentación balanceada, ejercicio, tomar infusiones, tener contacto con la naturaleza, meditar, yoga  o simplemente hacer actividades que nos apasionen y estimule estar vivos.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


logo2

Somos un centro médico en donde, te ofrecemos consulta clínica en medicina general, nutrición clínica, psicoterapia y terapias biomecánicas basados en el principio de la atención médica de una forma integral.

Lo último del blog

Contáctanos

  • 55 7597 6380 / 55 7597 6381
  • Prolongación Paseo de la Reforma 627, interior 502.
    Santa Fe, CDMX | CP 01330

2018 | Aware | Todos los derechos reservados. Responsable Sanitario: Alejandro Espinosa Sosa, título UH, Ced. Prof. No. 4110041. | CONSULTE A SU MÉDICO © | Autorización Sanitaria: 1833002T1A0250